Buscador:

Cargando...

domingo, 20 de noviembre de 2016

Especial Lovecraft en el Cine Parte I: Introducción

H. P. Lovecraft según Brettsixtysix publicado en Deviant Art.

Bienvenidos, incansables lectores, al especial sobre el escritor norteamericano Howard Philips Lovecraft (más conocido como H. P. Lovecraft) dentro del mundo del cine.

Lovecraft fue uno de esos autores malditos que en vida tuvo poca o nada de repercusión (más allá de algunos autores que vieron en él algo especial y de adolescentes con los que se carteaba tras leer sus relatos para preguntarle acerca de los dioses y de las entidades cósmicas sobre las que escribía) que tras su prematura muerte en 1937 se convirtió en leyenda generando uno de los primeros grandes cultos del género que se conocen.

Y es que si el terror es el género cinematográfico de culto por excelencia, Lovecraft es el autor de terror de culto por antonomasia. No digo que sea el mejor, ni el más conocido, ni el más extraño. Lovecraft era Lovecraft, un autor menor que en vida publicó en revistas pulp de la época (principalmente en la revista Weird Tales), que además fue corrector de textos y periodista e historiador local de su querida Nueva Inglaterra.

No fue hasta su muerte que explota todo su trabajo, rescatado por fans y autores coetáneos que se niegan a que el genio de Providence caiga en el olvido.

Y es en este punto que nace la leyenda. Una leyenda contrapuesta, pues si Lovecraft en vida quiso darse a sí mismo un aura de autor maldito, huraño, extraño y oscuro al que le dañaba la luz del Sol, los que le conocieron hablaban de él como un tipo simpático, amigo de sus amigos, afable, con mucho sentido del humor y una lengua mordaz. Un hombre inteligente como pocos.

También fue un tipo maniático (esa es parte de su leyenda), un tipo sobre protegido por su madre (el Lovecraft más sociable no aparece hasta que fallece su madre), un hombre aterrado por el sexo, los progresos de la sociedad… un racista que llegó a coquetear con el fascismo incipiente que nace en los años 30, un amante del S. XVIII y un hombre que negaba la independencia de EEUU de Inglaterra (Lovecraft siempre quiso ser inglés).

También fue un ateo y un escéptico patológico (eh… a mí me pasa lo mismo).

La portada de Weird Tales donde se publicó La Sombra sobre Innsmouth.
Un dibujo sobre En las Montañas de la Locura para la revista Astounding Stories.

Además sufría de una extraña enfermedad que le impedía vivir a menos de 20º centígrados, y viviendo en zonas de Nueva Inglaterra, donde el frío es atroz y esa temperatura se supera muy pocos días al año, le hacía malvivir casi encerrado en su casa.

Además fue un niño enfermizo y mal comedor que durante toda su vida se alimentó solo de dulces y chucherías (algo que no debe ser nada bueno, pues muere con 46 años de cáncer intestinal, ojo).

Sin embargo, desde su primer relato publicado, nada más y nada menos que Dagon, donde ya coquetea con lo que serán sus famosos Mitos de Cthulhu en 1919 (y leed bien… he dicho su primer relato publicado, no su primer relato escrito, que luego os conozco y aparecen por ahí los listillos) y deja ver mucho de lo que será su obra.

Y si… habéis leído bien. Lovecraf publica por primer vez en 1919, cuando ya cuenta con 29 años de edad (nace en 1890). Así que no fue ni un niño prodigio ni un tipo al que se rifaran las editoriales. Vivió de su obra, escribiendo, pero pasando grandes penurias económicas.

A mí, y esto puramente personal, me gusta más el Lovecraft maduro y social de los años 30 en su última etapa donde ya se cartea con otros autores pulp de la época como Robert E. Howard y donde ya ha establecido toda una comunidad de escritores que entre todos hacen crecer y madurar lo que conoceremos como los Mitos de Cthulhu.

El Lovecraft que escribe sobre terrores fantasmales, locuras y paranoias varias o incluso extraños relatos de humor muy negro (como buena muestra la serie Herbert West el Reanimador) también es altamente interesante, aunque menos conocido.

Pero seamos realistas. Todo el mundo conoce a Lovecraft por sus Mitos de Cthulhu, donde uno de los relatos más conocidos es el enfermizo La Llamada de Cthulhu publicado en Weird Tales (como no podía ser de otra manera) en Febrero de 1928.

Dentro de los Mitos de Cthuhu destacan obras tan grandes como La Sombra sobre Insmouth o la archifamosa En las Montañas de la Locura, su novela corta más famosa que ha inspirado obras literarias y cine de todo tipo… desde cualquier versión de La Cosa hasta cine más moderno como Prometheus. De hecho si leéis En las Montañas de la Locura y veis cierto cine de terror comprenderéis mucho mejor de donde vienen muchas de las casas que ocurren y en que se basan.

Como apunte fuera de texto dejadme decir que cualquiera que se llame a sí mismo aficionado al terror de verdad tiene el deber y la obligación de leer por lo menos una vez en la vida En las Montañas de la Locura.

Incluso obras pilares de la literatura de terror moderna como pueden ser la Obra Maestra de Stephen King It y su terrible payaso Pennywise beben directamente de la obra y los mundos de Lovecraft y todo lo que expone en su En las Montañas de la Locura.

H. P. Lovecraft.
Lápida de Lovecraft en Providence, Rhode Island.

Hablando de Cthulhu… ¿¿¿Cómo lo pronunciáis vosotros??? A mí me sale pronunciarlo CHULÚ, dejando muda la T. Así de simple. CHULÚ con acento en la última U. Otros lo pronuncian CHULU, con acento en la primera U.

La gran mayoría de la gente lo llama CATULU pronunciando fonéticamente todas y cada una de sus letras, con acento llano. Si os digo la verdad, a mi CATULU no me suena nada bien. Si decimos CATULU me da la sensación de que también podría pronunciarse CETULU, ya que se escribe con una C y no una K. Sonaría igual de feo y raro CATULU que CETULU.

En inglés mayoritariamente lo pronuncian CAZULU (pronunciando una K casi muda de inicio fonéticamente la TH). Tengo entendido que el propio Lovecraft manifestó en alguna ocasión que cualquier pronunciación fonética del nombre era correcta…

Quiero destacar en lo personal relatos de Lovecraft como El Horror de Dunwich (más mitos del susodicho), La Casa Encantada (¿inspiración directa de Cazafantasmas?) o El Caso de Charles Dexter Ward, su única novela, publicada a título póstumo por episodios en Weird Tales (como es normal) y más tarde en 1943 publicada como una única novela por Arkham House.

De la editorial Arkham House hablaremos durante la review de The Resurrected, adaptación a la pantalla grande de El Caso de Charles Dexter Ward, porque también tiene su historia.

Y sobre las amistades de Lovecraft, sobre sus cartas (donde más conocemos al autor de Providence es a través de las cartas que enviaba a sus fans y amigos… con notas de humor, aclaraciones, relatos, motes a sus colegas) y sobre todo lo que serán los Mitos de Cthulu también hablaremos durante las reviews de El Innombrable 1 y 2, películas en las que aparece su alter ego y su personaje más popular, el amigo Randolph Carter.

Re-Animator es un clásico del terror de 1985.
Shadow over Innsmouth fue un proyecto de Charles Band que terminó siendo la cinta española Dagon.

Así, durante este especial de Lovecraft, iremos comentado unas cuantas películas que han adaptado la obra del genio de Providence con mayor o menor acierto. Recordad que no son todas las que están ni están todas las que son, pero para muestra… un botón.

Por ahora, y para ir abriendo boca, ya podéis leer las reviews de la trilogía Re-Animator, de Re-Sonator, de Granja Maldita, de El Morador de las Tinieblas y de Dagon: La Secta del Mar, que hasta la fecha es lo que hemos comentado acerca del cine de Lovecraft. En su mayoría son películas de serie B con mucha clase, que sin ser colosales éxitos de taquilla, muchas de ellas han adquirido un status de culto por muchos motivos. 

Desde el primer Re-Animator (obra maestra del cine de terror, pilar fundamental del cine de zombies, del cine de los 80 y para mí la mejor peli sobre la obra de Lovecraft hasta la fecha) hasta rarezas cuasi sadomasoquistas como Re-Sonator (donde Barbara Crampton nos regala una interpretación tan chula como en Re-Animator) o puro fantaterror español como Dagon (con una estupenda Raquel Meroño y despedida del genio Paco Rabal)… todas ellas dirigidas por uno de mis cineastas predilectos: Stuart Gordon. Por méritos propios, La Novia de Re-Animator es otra maravilla que mezcla con acierto el terror más loco, el gore más salvaje y el humor más negro, esta vez en manos del amiguete Brian Yuzna.

Durante este especial podréis leer las reviews de Necronomicón (película de 1994 producida por Brian Yuzna), El Innombrable 1 y 2 de Jean-Paul Ouellete, The Resurrected (dirigida por el genio Dan O’Bannon), Terror en Dunwich (horror psicolélico de 1970 y la adaptación más fiel de uno de sus relatos a la pantalla grande) y seguramente analizaremos una quinta película sorpresa.

Además, volviendo al fantaterror, analizaremos las películas españolas La Mansión de Cthulhu, película casi inédita del desaparecido Juan Piquer Simón y la bilogía (lo que mal llamamos duología) de José Luís Alemán La Herencia Valdemar y La Sombra Prohibida.

Bienvenidos a los horrores más allá del cosmos. Bienvenidos al oscuro mundo de Lovecraft, el autor que cambió el terror para siempre.

Al final de Dagon vimos a una de las criaturas cósmicas de Lovecraft devorando a Raquel Meroño, si, pero...
¿¿¿Fue a Cthulhu al monstruo que vimos al final de la fallida La Sombra Prohibida de José Luís Alemán???

Trailer de Re-Animator:

domingo, 30 de octubre de 2016

Halloween III: El Día de la Bruja (Halloween III: Season of the Witch) [1982] de Tommy Lee Wallace

Se acerca la noche de las brujas...

Hoy es Halloween... estamos en Fango Fan (el blog de cine de terror más chulo del Universo)... y esta es la entrada número 500 del blog. Y llevamos casi un millón quinientas mil visitas ¿Qué os parece, incansables lectores? Disfrutad.

En 1982 se estrenó la tercera entrega de la franquicia Halloween, que había inaugurado el maestro del terror John Carpenter con el clásico La Noche deHalloween en 1978 (cinta que no solo presentó en sociedad a Michael Myers, sino que además sentó las bases de lo que ha sido el slasher tal y como lo conocemos hoy en día).

Así, Carpenter y su socia, Debra Hill (fallecida en 2005 a causa de un cáncer con sólo 54 años) idearon una estrategia para las futuras entregas de su saga Halloween junto al productor Mustapha Akkad (que falleció también en 2005 junto a su hija en un atentado terrorista en Jordania) en el que cada año estrenarían una cinta de terror inspirada en Halloween independiente la una de la otra.

La primera de estas películas en llegar fue ¡Sanguinario! (extraña traducción para Halloween II en España) en 1981, que continuaba directamente la historia de la primera parte. Y le daba un final. Repitieron Donald Pleasance y Jamie Lee Curtis y continuaba la noche de terror y asesinatos de Michael Myers. La película fue un decente éxito de taquilla... aunque muy alejado de la primera parte.

Un año más tarde, en 1982, y con Tommy Lee Wallace (montador y director artístico del primer Halloween y alumno aventajado de Carpenter) a la cabeza, Carpenter y Hill presentarían en sociedad Halloween III: El Día de la Bruja, una película que dejaba a un lado al Dr. Loomis, a Laurie Strodge y al mismísimo Michael Myers para narrarnos una cinta más cercana a la ciencia ficción y a En los Límites de la Realidad que a esos slashers que habían sido las dos primeras entregas de la saga.

Un hombre huye acosado por hombres de negro.
Mientras, en TV triunfan estos anuncios. Se acerca Halloween.
El Dr. Daniel Challis es quien atiende al paciente.
Pero este muere en una terrible explosión.
Ellie, su hija, sospecha que pasa algo.
Y esos malditos anuncios.
Daniel y Ellie buscan la empresa de donde vienen las máscaras.
Incluso la ciudad es extraña.
Los hombres de negro... ¿Qué son?
Daniel y Ellie intiman.

Halloween III: El Día de la Bruja nos cuenta como en TV están poniendo una serie de anuncios sobre unas máscaras de Halloween. Las típicas de una calabaza, una bruja y un fantasma. Estas máscaras (el soniquete musical de los anuncios se os meterá en la cabeza y no saldrá de ahí en días) vienen de una empresa que no trae buenas intenciones.

Así, un hombre llega malherido a un hospital y antes de morir solo dice: “Van a matarnos a todos”. Será el doctor que atendió a ese hombre y la hija del fallecido los que investigarán que para con esa empresa de máscaras de Halloween y los extraños anuncios de televisión.

Una de las cosas que más llamó la atención de Halloween 3 es que abandonó el género slasher para centrarse más en un suspense y en una ciencia ficción que desembocan en un final sorprendente e inevitable. Una cuenta atrás (según se acerca la noche de Halloween en la película el peligro crece y el tiempo se agota) para descubrir que va a pasar en realidad.

El reparto estuvo encabezado por Tom Atkins (un habitual del cine de Carpenter y del género), Stacey Nelkin y el veterano Dan O'Herlihy (el viejo de RoboCop). El guión fue obra de John Carpenter y de Debra Hill, que además actuaron como productores de la cinta. Su director, Tommy Lee Wallace, también sería el director de otra de las piezas (imperfectas) del terror de los 80, la miniserie It (es de 1990, pero cuenta como terror de los 80 ¿vale?) basada en la novela de Stephen King.

Yo casi diría que la mini serie de moda del momento de Netflix, Starger Things, es un cockatil de Stephen King, John Carpenter... y este Tommy Lee Wallace. Sólo mirad la estética de este Halloween 3 y su secuencia inicial de títulos de crédito. Sólo eso... no digo más, incansables lectores.

La carrera de Tommy Lee Wallace, además de este Halloween III y de It, incluyen películas como Noche de Miedo II, la serie de TV de culto de los 80 Max Headroom y algunos episodios del reboot ochentero de Más Allá de los Límites de la Realidad. Su última película como director es de 2002, Vampiros: Los Muertos, con Jon Bon Jovi de protagonista... y secuela de Vampiros de John Carpenter (su maestro y mentor).

Halloween III: El Día de la Bruja contó con un presupuesto de 2.5 millones de dólares (mucho más que los 325.000 dólares de la primera parte) y en taquilla recaudó 14.4 millones. Aunque fue una cinta rentable y un respetable éxito, quedó muy por debajo de las expectativas de sus productores. Halloween 1 había recaudado la friolera de 70 millones de dólares en 1978 (ojo, solo en cines) y Halloween 2 había recaudado 25.5 millones en 1981.

Así que a pesar de que Halloween 3 funcionó relativamente bien en taquillas (y siempre me gusta recordar que en esos años las películas tenían una segunda vida muy generosa en los videoclubs) fue una decepción tanto para Carpenter y Hill como para Mustapha Akkad.

La crítica de la época tampoco se entusiasmó demasiado con la película. Algunos críticos la calificaron como una cinta anti capitalista, anti niños, anti televisión... ¡¡¡y anti irlandeses!!! En Rotten Tomatoes Halloween III: El Día de la Bruja cuenta con tan solo un 37% de reviews positivas y una nota media de 4.7.

Ha sido a lo largo de los años que la película ha ganado cierto estatus de culto entre los fans por ser la cinta SIN Michael Myers de la saga Halloween.

Y van tras la pista.
Efectivamente, las máscaras.
Daniel va a descubrir la terrible verdad.
Cuando llegue Halloween...
... nadie podrá escapar. Ningún niño.
Todos tienen esas máscaras.
Es magia pura.
Magia ancestral, directamente de Stonehene.
Quizás Daniel logre escapar...
... aunque sea tarde.

Lo mejor: La estupenda BSO de John Carpenter y Alan Howarth.

Lo peor: Le falta cierta definición en la trama de la película.

En resumen, Halloween III: El Día de la Bruja es una película que vista hoy en día es BASTANTE INTERESANTE en casi todo lo que propone. Es original, tiene una factura técnica muy potente y es un cuento de terror bastante competente. Pero... también es una cinta que va a contra corriente con todo lo que el fan del terror esperaba del género en aquellos años, dónde los slashers y las cintas mucho más explícitas triunfaban entre los seguidores.

Si queréis explorar en el terror de los 80 y buscar algo diferente... sin duda (y con cierta precaución) esta película debéis verla.

A la hora de la verdad, Halloween III: El Día de la Bruja es una película ENTRETENIDA, que merece la pena rescatar, conocer y disfrutar para reconocer mejor todo lo que fue el cine de terror de los 80 en forma, fondo y estética.

MUY RECOMENDABLE, sin duda, aunque dista mucho de ser perfecta.

Carátula del Blu ray editado en EEUU por Scream Factory de Halloween III.
En Europa Halloween III fue editada en Beta y VHS por Thorne EMI.
Carátula del VHS de Halloween III editado en EEUU por MCA Home Vídeo.

Trailer de Halloween III: El Día de la Bruja: